domingo, 6 de diciembre de 2009

a mi querido guru


Grande fué el amor que albergaste hacia tu pais
pero más grande fué el que profesaste a tus hermanos
con la misión de ayudarles viniste desde oriente
a conducirles con dulzura al regazo de tu Bienamado.

Muchas almas el camino de sus vidas
con la luz de tus enseñanzas has iluminado
y con la sabiduria que siguiendo tus pasos aprendían
a la dicha de la autorealización les has llevado.

Oh!! Gran Alma iluminada
que a Dios y a tus hermanos, tu vida has dedicado.
Cuan grande, cuan bondadoso, cuan dichoso eres...
yo... ni siquiera a comprenderlo he alcanzado.

Solo espero que algún dia,
que para mi fortuna no se encuentre muy lejano,
pueda yo, al fin, reunirme contigo
y conversar a tu lado,
y reirnos de la vida,
y amar a nuestro amado,
y comprender lo que no entiendo,
y expandirme hasta el maximo,
y fundirme en el infinito,
y ser parte de lo manifestado,
y que el destierro en este mundo
de momento,para mi, haya acabado.



Esta poesia está dedicada a mi querido gurú Paramahansa Yogananda, con amor , respeto y devoción.