lunes, 7 de junio de 2010

releyendo viejas reflexiones


Hablando con mi amiga Isabel, me he dado cuenta de que todos tenemos una escala de valores; y que medimos a la gente con arreglo a dicha escala.

Quienes basan su escala de valores en lo material , valoran a la gente por su dinero, influencias, estatus social, etc; e intentan rodearse de gente rica y de estatus social alto e influyente y no dudan hacer cualquier cosa para agradarles, parecerse a ellos y entrar en su círculo de amistades, con tal de sentirse también importantes.

Aquellos que basan su escala de valores en lo mental, valoran a la gente con muchos títulos académicos, un alto nivel cultural y se rodean de gente intelectual y su principal objetivo es seguir adquiriendo nuevos conocimientos para el intelecto.

Luego están quienes basan su escala de valores en lo espiritual, e intentan rodearse de gente mística, religiosa y creyente; e intentan seguir los pasos de los grandes maestros espirituales, o de los santos y profetas de alguna religión concreta.

Cada cual juzga a los demás con arreglo a dicha escala de valores y pone en el nivel más alto el valor que para él es el más importante y en el más bajo el que más distante se encuentra con arreglo a su escala de valores.

Pero ¿quien dicta el orden de importancia de esta escala de valores?

¿Realmente es más correcto darle mayor importancia a la gente por su valor espiritual que por el intelectual?

O ¿es menos correcto que se de menor importancia a la gente que valora lo material?

marzo 2008

6 comentarios:

MORGANA dijo...

Para mí,querida Anjali,las personas las valoro por su riquza interna,restándole importancia a su posición social,religiosa o material.Lo interior es lo que más importa.
Besitos.

pluvisca dijo...

Cada uno le dará la importancia según su sescala, en eso nunca se pondran de acuerdo...lo importante es que se respeten entre ellos

De todos modos, yo creo que la escala de valores puede cambiar, evolucionar. A veces, un suceso inesperado, puede hacer que nouestras creencias se tambaleen y cambiemos la manera de ver el mundo...

Me gusta este post, hace reflexionar

Un abrazo grande

Reflexiones de Emibel dijo...

Tras una profunda reflexión y según tu entrada no valoro a la gente. Un momento, por favorrrrrr!!!! no es que no los valore sino que no los valoro ni por lo material, ni por el intelecto ni por lo espiritual.
No soy quien para valorar, tampoco busco el relacionarme con un tipo de gente u otra, simplemente surge y las energías trabajan para llegar a un punto de afinidad ó de desencuentro.

Un besito, amiga.

Forbidden dijo...

La riqueza del dinero, es para unos pocos.
la intelectual, es para quienes tienen sed de saber, indagar y llenar sus mentes.
y la espiritual, para quienes han pasado por muchas experiencias, de ellas han aprendido y trascendido en el tiempo.
por eso, en la vida es mejor aceptar a la gente tal como es, sin emitir juicio de valor ni mucho mejor
medirlos con una escala.
donde los parametros sean
dinero, intelecto, espiritualidad

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

emilio dijo...

Yo lo veo como una mezcla de todo un poco... pero en todo caso nunca prejuzgar, esperar a conocer y luego valorar. Y aún así puede uno equivocarse... Hay que dar tiempo también.

Un abrazo amiga.

anjali dijo...

Muchas gracias a todos por dar vuestras opiniones.
Hace dos años ,cuando escribí estas reflexiones, consideraba que me encontraba entre los que basaban su escala de valores en lo espiritual.
Hoy sigo pensando lo mismo, solo que ya no mido a los demás. Simplemente entiendo que cada cual elije su modo de pensar y de vivir y hay que aceptarle tal cual.
Todos tenemos demasiadas cualidades, para que los que observamos, no seamos capaces de fijar nuestra atención en ellas. Y eso es lo importante que debemos ver de la gente que nos rodea.
Todo lo demás, solo pertenece a nuestro derecho a ejecutar nuestro libre albedrío.Y forma parte de nuestro equipaje privado.
Un besito para todos.